Tu recuerdo

en

Tu recuerdo se ciñe como alergia maldita,
revive y alienta el dolor,
donde el silencio se pausa,
para clamar tu oscuro despertar.

El delirio que me atrapa en la penumbra,
los ígneos brazos que se esfuerzan
y los susurros del camino perturbado,
se adhieren a pesar del rechazo.

Las dolencias que no se olvidan;
con la marca imborrable de tu salivar,
pronuncias jadeante el lamento
maléfico de tus entrañas.

Embrión de todo deseo,
que maldice al universo
desde el primer instante,
que bajo la luz se muestra humano.

Y de todas las formas,
esta, la más detestable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *