La oscuridad me llama

en

La oscuridad extrañamente se hace presente,
sin ser percibida en el silencio de la ausencia,
en la suave calma sepulcral.

La oscuridad me llama de forma tierna, me provoca,
es imposible no intentar acariciarla.

Susurra un nombre hecho de suspiros,
se que el terror se encuentra en sus entrañas,
la oscuridad seductora me llama, me llama,
me invita, me toca,
la sangre caliente lentamente se calma,
inmerso en su incógnita, en mi respuesta.

La pregunta no importa, solo me llama, solo me busca,
solo… a la espera,
déjame pudrir entre tus dedos,
déjame sumergir en tu arcano aliento

La oscuridad me llama …
Exhalo la respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *