E-learning y empleabilidad

Los beneficios del e-learning no deben medirse sólo por los resultados y satisfacción de los alumnos, sino también por el desarrollo de la carrera de los empleados. La empleabilidad puede multiplicarse si la formación virtual está estratégicamente integrada a las políticas de recursos humanos de una compañía. Hace algunos meses, un estudio presentado por la organización europea HELIOS se preguntaba si el aprendizaje electrónico está mejorando la empleabilidad, para luego señalar que el e-learning podía contribuir a mejorar los niveles de empleo y expandir las oportunidades laborales, al poner al alcance de todos los trabajadores un canal de distribución del conocimiento que favorece la adquisición de nuevas habilidades y competencias, garantizando –además- la viabilidad de la formación continua sin grandes trastornos para las actividades habituales de las personas.

Entre las recomendaciones señaladas como resultado de la investigación se subraya que la concentración de investigaciones y esfuerzos prácticos en materia de calidad de aprendizaje electrónico mejora al e-learning y, finalmente, refuerza la empleabilidad de los alumnos virtuales. De hecho, los expertos que participaron en el estudio coincidieron que la última generación de soluciones de e-learning, que incluye mentoring, servicios de tutoría, mayores posibilidades de interacción y simulaciones de ambientes laborales, podría tener un efecto positivo.

“La medición de beneficios del e-learning no debe estar basada simplemente en la valoración de resultados y satisfacción de los alumnos, sino también en el desarrollo de la carrera de los empleados, entre muchos otros factores”, indica el reporte, agregando que los efectos del e-learning en la empleabilidad pueden multiplicarse si la formación virtual esta estratégicamente integrada a las políticas de recursos humanos de una compañía.

El análisis de necesidades de entrenamiento y el criterio para abastecerlas debe definirse al momento de optar por la modalidad virtual, el blended learning o el aprendizaje tradicional, con vistas a reforzar la empleabilidad”, expresa la investigación.

Otra de las conclusiones del estudio gira entorno a la importancia de hacer invisible el aprendizaje como clave fundamental para reforzar la empleabilidad de los aprendices. Aquí es donde cobran especial importancia las experiencias de aprendizaje informal y no formal desarrolladas a través de e-learning, sobre todo aquellas que han alcanzando a grupos con riesgo de exclusión social y que han generado una reconversión laboral en los alumnos o la posibilidad de encontrar un buen trabajo.

La investigación muestra dos procesos independientes de convergencia: uno entre e-learning y el trabajo flexible, y el otro entre e-portfolio y formación virtual. En este sentido, también destaca que se debe fomentar el diálogo entre aquellos que están al cargo de las políticas del empleo dentro de una organización y quienes diseñan e implementan e-learning en dicha compañía. “Aún debe hacerse mucho para trasmitir a los empleadores los beneficios que aporta el e-learning en términos de empleabilidad”, advierten los responsables del estudio.

De acuerdo a los participantes de la medición efectuada por HELIOS, la realización exitosa de un proceso de e-learning no sólo podría reforzar las competencias propias de cada temática formativa, sino también determinadas habilidades laborales como la alfabetización digital y la autogestión. Por ello –sostienen la mayoría de ellos- la política, la investigación y la práctica, deben concentrarse en extender el beneficio de la modalidad virtual hacia diferentes categorías de usuarios (no sólo hacia aquéllos que tienen acceso a los más altos niveles educativos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.