Foros de discusión y mapas conceptuales en entornos virtuales

Entrevista a Gustavo Adolfo Villegas López (Universidad EAFIT)

El investigador colombiano Gustavo Adolfo Villegas analizó en uno de los workshops de Online Educa Madrid 2007 algunas pautas para asegurar resultados entre el alumnado de cursos virtuales.

Al intentar trabajar en un foro se hace necesario prestar atención a los intereses, estrategias, propósitos o requerimientos específicos de las personas y su relación con el objeto de aprendizaje, por lo tanto, se tratará de aproximarnos a su uso como instrumento de apoyo en situaciones de enseñanza-aprendizaje”, destacó el investigador de la Universidad EAFIT, Gustavo Adolfo Villegas López, ante representantes de toda América Latina, España y Portugal, durante la realización de uno de los talleres celebrados en el marco de Online Educa Madrid 2007. Entrevistamos al experto para explorar la problemática.

ELAL: ¿Cuáles son las claves esenciales para poder desarrollar con éxito un foro de discusión en entornos virtuales?

Villegas: Para desarrollar un foro con éxito primero se debe tener un objetivo claro. El foro es una herramienta poderosa que puede usarse en diferentes momentos: antes de iniciar un proceso de aprendizaje para identificar conocimientos previos, preconceptos y posturas de los participantes frente al tema; durante el proceso para favorecer la discusión, interacción y el trabajo colaborativo; y al final para apoyar procesos de síntesis y construcción de nuevo conocimiento.

Basado en la Teoría de la Actividad, Jorba afirma que los mecanismos que apuntan a la construcción de conocimiento requieren lograr acuerdos en torno a:

• La claridad del problema, reconociendo dónde aplica, adónde apunta y alguna idea de la posibles solución (evaluación diagnóstica + representación de los objetivos).

• El plan (en etapas) para aproximarse a la solución, aceptada como ejecutable por los miembros del grupo (trasladándose de lo que ya se sabe hacia aquéllo que se quiere aprender, consensuando dónde se ha de iniciar y a qué punto se ha de llegar en cada etapa).

• La ejecución de un plan, verificando periódicamente si las acciones que se ejecutan proveen estructura hacia la solución del problema (relacionando y reestructurando los conceptos conocidos con los nuevos conceptos).

• El desarrollo de procesos de realimentación de manera que se efectúen correcciones que permitan asegurar la aproximación a la solución, es decir, compartir los criterios de regulación de forma que se certifique la aplicación y generalización de las soluciones parciales en cada etapa con respecto a aquéllo que se espera sea aprendido en la siguiente etapa.

• La coordinación e integración de las etapas definidas en el plan hasta llegar al final de manera exitosa y autorregulada.

Para producir este tipo de situaciones se diseñan acciones interactivas de tipo argumentativo, fundamentalmente en actividades guiadas para ayudar a los estudiantes a construir posturas organizadas en categorías y jerarquías (Novack, 2002; Trujillo & Aduriz, 2002; Trujillo, 2003). La intención de la interacción argumentativa es la de brindar escenarios de análisis, contraste, justificación, regulación y validación de las ideas para gestionar autoconciencia respecto a la operación de categorizar (tipos de argumentos o contra-argumentos que se usan para justificar y validar los significados conceptuales de cada construcción argumentativa).

Otros aspectos que son clave para el éxito de un foro tienen que ver con la definición de roles de los participantes, los tiempos destinados para el foro (que no pueden ser muy cortos para favorecer la asincronía) y las reglas para la participación. Por último, se debe tener presente lo que se quiere obtener al final del mismo, ya que el producto esperado del foro determinará sus características, que deben ser conocidas con claridad por los participantes desde un comienzo.

ELAL: ¿Cómo se debe aplicar adecuadamente el uso de mapas conceptuales en el e-learning?

Villegas: No es muy distinta su aplicación a la que se da en otras modalidades educativas. Los mapas son representaciones gráficas conceptuales que se pueden utilizar para lograr cohesión temática o como organizadores temáticos en la presentación de contenidos, formando parte de ciertas actividades de aprendizaje. Para la presentación de contenidos el mapa debe mostrar claramente la relación entre los conceptos y la jerarquía de los mismos; con esta misma estructura, la elaboración de mapas da cuenta del nivel de asimilación que logra un alumno de un tema dado y su capacidad de síntesis, por lo que resulta útil para evidenciar la estructura de conocimientos previos o finales del proceso de aprendizaje. Otra aplicación de los mapas, entre otras posibilidades, es como herramienta de gestión del conocimiento, segmentando áreas de conocimiento y representando correlaciones conceptuales. Los mapas también favorecen la visualización de un conocimiento en diferentes contextos y sirven asimismo como herramienta de aprendizaje colaborativo al permitir una participación equilibrada a partir de consensos.

ELAL: ¿Qué beneficios aportan?

Villegas: Para la presentación de contenidos ofrecen una visión sintética del sistema de conceptos que la comunidad académica y científica en un área del conocimiento específica asume como cierta para el momento histórico y el contexto en el que se enmarca.

Como apoyo al aprendizaje, contribuye a desarrollar el pensamiento y comparar la estructura conceptual de entrada del estudiante al inicio del proceso de aprendizaje y los cambios realizados en esta estructura hasta lograr el objetivo de aprendizaje.

Cabe anotar que como su nombre nos indica, los mapas conceptuales son útiles para organizar las diferentes jerarquías y estructuras conceptuales que permitan asumir procesos de asimilación, comprensión y apropiación de los conocimientos. A partir de un foro de discusión, con un mapa conceptual se pueden hilar coherentemente los diferentes aportes argumentativos y relacionarlos con fuentes autorizadas (longitudinal y colateralmente).

ELAL: ¿Cómo se logra garantizar el aprendizaje colaborativo y significativo de los participantes de un curso virtual?

Villegas: El aprendizaje significativo implica transferencia de lo estudiado en el aula virtual a situaciones diferentes a las vividas en el aula virtual. Por lo tanto, el uso de didácticas activas tales como el método del caso, el aprendizaje basado en problemas (ABP) y el aprendizaje por proyectos son estrategias claves que logran el objetivo de aprendizaje propuesto. Todas ellas se potencian cuando son usadas en trabajos grupales en los que intervienen personas con diferentes formaciones disciplinares.

Para caracterizar la construcción de conocimiento compartido se asumen las propuestas de Crook:

• Articulación, la cual se obtiene cuando se hace pública y explícita la justificación que se piensa, organizada e interpretada en beneficio de la actividad conjunta. La idea de un participante sirve para crear o recrear la de otro.

• Conflicto, el cual se hace presente en los desacuerdos discursivos en la justificación y su esfuerzo por resolverlo. Esta acción requiere re-reflexión cognitiva y proceso de re-estructuración, lo cual tiene impacto directo sobre el proceso de cambio y articulación conceptual.

• Construcción conjunta, o construcción de relaciones de la cognición construida colectivamente con los argumentos presentes en el intercambio de textos e ideas, orientados a generar una reflexión conjunta.

En síntesis, la forma en cómo los conceptos se presentan genera un impacto sobre la comprensión lograda por los estudiantes. Y, en este caso, la clave del diseño de la experiencia es el hecho de que el desarrollo tecnológico debe ir de la mano de la aproximación didáctica, para asegurar una comprensión profunda y significativa por parte de los estudiantes.

• Los estudiantes deben reconocer de manera explícita los logros, de forma que la información y los procesos planificados a través de la actividad apunten a llenar sus expectativas, a promover opciones de apropiación y auto-proyección (Talizina, 1975).

• La actividad y los materiales de aprendizaje deben ser presentados de forma que coincidan con los diferentes niveles cognitivos y estilos de aprendizaje en el campo del razonamiento comunicativo, epistemológico, estético, etc., en la zona Vygotskiana de desarrollo próximo del estudiante (ZDP) (Wertsch, 1995).

• Las estrategias deben proveer la adquisición de destrezas, habilidades y competencias cognitivas a partir del desequilibrio y reconocimiento de modelos teóricos y conceptuales, así como estructuras organizativas capaces de potenciar la transformación y construcción del conocimiento propio y del grupo (Vygotsky, 1996; Piaget, 1971; Ausubel et al., 1983, Izquierdo y Sanmartí, 2003).

• Los estudiantes deben tener control sobre los procesos de aprendizaje involucrados en el trabajo colaborativo y cooperativo, alrededor de situaciones reales donde se requiera utilizar las habilidades metacognitivas (Hooper and Hannafin, 1991; Johnson and Johnson, 1996; Palloff and Pratt, 1999; Meyer, 1998; Sternberg, 1998).

• La construcción cognitiva se debe lograr no por imponer normas, sino por procesos proposititos de autogestión y autocontrol por parte de los mismos estudiantes. Se utilizarán rúbricas tomadas del modelo “enseñanza para la comprensión” (Teaching for Understanding) para acompañar este proceso (Wiske, 1999; Stone, 1998).

• A los estudiantes se les debe proveer retroalimentación que les permita desarrollar acciones correctivas cuando se requiera. De igual forma, se les debe facilitar espacios de intervención para adecuar los logros a los diferentes tipos de motivación, atención, confianza, satisfacción y entusiasmo (intrínseco y extrínseco) que usen en sus procesos de autorregulación (Wiske, 1999; Stone, 1998).

ELAL: Frente a quienes discuten la conveniencia de usar los foros de discusión en ambientes virtuales, dentro de procesos formativos orientados a profesionales con alto grado de estrés profesional, ¿por qué cree que debería utilizar esta herramienta de todos modos?

Villegas: La comunicación es por naturaleza la manera con la que resolvemos los problemas, encontramos apoyo en los demás y recibimos otros puntos de vista sobre las situaciones entre otros; por tanto el foro, como espacio de comunicación, sigue siendo una estrategia valiosa para relacionar los retos individuales profesionales con los objetivos de aprendizaje de un curso. Un foro de discusión diluye el stress más no en compromiso: se mantiene una responsabilidad compartida reflejada en participación equilibrada a partir de consensos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *