Sueño

en

Mi bella, no sabes cuanto adoro ese mundo de las ideas, en el que tus manos se enlazan a las mías, en el que caminamos el mismo sendero.

Ese mismo mundo, en el que tus pies transforman en hierba las piedras que acarician, el mismo camino, el mismo río.

Las mismas aguas que te cubren infinitas veces, que llegan y se van, y tu sonrisa que siempre se queda.

El mismo sendero iluminado por tus ojos, que me lleva a la caverna de las eternas posibilidades, de las infinitas formas.

Ahora cierro la puerta de la realidad, para abrir el abanico infinito de los sueños, el suspiro apacible que me trae tu nombre.

 

iam@arthecrow.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.