Las pesadillas torturan mi realidad, tus palabras torturan mis sueños.

en

La oscuridad extrañamente se hace presente,
nunca antes le había percibido en esa ausencia silente,
en esa suave calma sepulcral.

La oscuridad me llama, de forma tierna, provocativa, sensual,
es imposible no intentar acariciarla.

Susurra un nombre hecho de suspiros,
bien se que el terror se encuentra en sus entrañas,
lo sé porque la oscuridad seductora,me llama,me llama.

La oscuridad seductora, me invita, me toca,
la sangre caliente lentamente se calma,
me invita a sumergirme en su incógnita, en mi respuesta.

La pregunta no importa,solo me llama,solo me busca,
solo estoy a la espera,
déjame pudrirme entre tus dedos.
Déjame suspirar tu azufre aliento.

La oscuridad es mía, la oscuridad me ama, la oscuridad me llama,
esta noche sus susurros me mostrarán el camino.
me enseñaste el rencor y encontré el placer de odiar,
delirios que me atrapan en la penumbra, en la sutil oscuridad.

Y tu recuerdo que se ciñe a mi cuerpo como alergia maldita,
me alienta el dolor y revive nuevamente el rencor,
del silencio se hace clamor, de una vez, de una maldita vez, muere ya.

iam@arthecrow.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *