Psicología del aprendizaje online

en

José Enebral Fernández

Gran parte de las dificultades experimentadas en la adopción de la formación virtual son referidas a factores culturales. ¿Nos falta disciplina para auto-conducirnos? ¿Nos resistimos a dialogar a través de una máquina? ¿Hemos tenido experiencias decepcionantes que nos retraen?
Vivimos en las empresas importantes cambios que apuntan, entre otros propósitos, a un orquestado empowerment de los trabajadores. Todos estamos, en general, asumiendo mayor responsabilidad y autonomía en el desempeño profesional. Este nuevo protagonismo está llegando también -y quizá especialmente- al esfuerzo de mejora continua de nuestro siempre perfectible perfil de competencias: somos bien conscientes de que de ello depende nuestra trayectoria laboral.

Dentro de la formación continua puede hablarse ya, ciertamente, de un visible empowerment del alumno: una tendencia que, en realidad, alcanza igualmente a otros segmentos de la enseñanza. En este emergente panorama de la Sociedad de la Información, el aprendizaje autoconducido y servido por ordenador constituye un método muy potente, que resulta especialmente indicado en muchos casos.

La información es nuestra materia prima y el ordenador es a menudo nuestra herramienta de trabajo; a veces, es incluso nuestro profesor particular: los cursos por ordenador son ya habituales. Sin que pueda sorprendernos, las empresas buscan fórmulas dinámicas, eficaces, económicas, flexibles y versátiles que faciliten el continuo aprendizaje y desarrollo de sus personas. Los ejecutivos cuentan con la voluntad intrínseca de aprender por parte de todos los trabajadores, y desean que el aprendizaje conviva, lo mejor posible, con la actividad cotidiana. En la práctica – como alternativa o complemento a los métodos tradicionales- , el aprendizaje autoconducido está creciendo en todo el mundo, y especialmente cuando se apoya en el ordenador.

Los sistemas servidos por ordenador están, empero, difundiéndose más lentamente de lo que se esperaba; parece que el método no nos termina de cautivar, a pesar de las prometedoras posibilidades de comunicación que nos ofrece el avance tecnológico. Quizá no se ofrecen todavía contenidos con suficiente calidad didáctica, pero las redes han permitido llegar a esta etapa online, tras las experiencias off line que empezaron ya con aquellos legendarios floppies en los años 80.

No podría hablarse ya de falta de cultura cibernética, pero el caso es que el aprendizaje por ordenador avanza menos velozmente de lo que se esperaba. Habría que preguntarse por qué: ¿nos falta disciplina para autoconducirnos en el aprendizaje?; ¿nos resistimos a dialogar con una máquina?; ¿hemos tenido quizá experiencias decepcionantes?

Aspectos actitudinales

El aprendizaje se materializa mediante dos tipos básicos de comunicación: comunicación persona-persona, y comunicación persona-información. Cuando hablamos de formación a distancia y aprendizaje autoconducido, es decir, de estudio personal, pensamos sobre todo en la comunicación individuo-material didáctico: una comunicación que puede resultar muy sensiblemente enriquecida por el avance tecnológico. En efecto, entre un libro y un texto online hay una sensible diferencia de potencial didáctico: sin duda, el curso virtual es, técnicamente, bastante más interactivo y bastante más multimedia que un libro, y debería ser también más estimulante, y generar en nosotros una actitud especialmente proactiva.

Recordemos que el estudio personal demanda una cierta dosis de disciplina propia y, en cada ocasión, una adecuada disposición del individuo: un estado de oportunidad, motivación y concentración. Una de las mayores dificultades que se declaran en relación con el aprendizaje en el puesto de trabajo, son precisamente las interrupciones (algo que también puede suceder en casa). Y no es necesario insistir en el aspecto de la motivación intrínseca: sin ella, difícilmente progresaríamos en el aprendizaje. Hemos de ser bien conscientes de la necesidad de formación que tratamos de solucionar, y hemos de ser también capaces de desconectarnos del resto de tareas y concentrarnos en el esfuerzo de aprender.

Esta idónea disposición a que nos referimos es quizá más necesaria para el individuo cuando el estudio se lleva a cabo ante el ordenador; lo es porque el diálogo ante la pantalla del ordenador – especie de profesor muy particular- es visiblemente más intenso que ante un libro tradicional (esto último suele parecer más bien un monólogo) y requiere mayor atención. A cambio, podemos aprender en menos tiempo; pero lo cierto es que el método nos demanda elevada atención y participación: demanda una actitud específica.

Aspectos mediáticos

La pantalla del ordenador es un escenario de características muy singulares, cuya psicología quizá no se ha considerado todavía en suficiente medida. Podría hablarse, en efecto, de una cierta psicología del aprendizaje ante el ordenador. El alumno asume un papel especialmente activo y los mensajes que recibe son multimedia (textos, dibujos, sonido, animación, vídeo). Este diálogo puede atraer y mantener la atención del usuario si el curso está suficientemente bien concebido. Los buenos creadores de sistemas interactivos para el aprendizaje y desarrollo personal, están bien familiarizados con las actitudes y reacciones previsibles de los usuarios, y dirigen los mensajes no sólo a su memoria o raciocinio sino también a sus sentimientos o emociones. Si el arte del buen docente está presente en el diseño, el curso consigue enganchar al alumno hasta el final, y satisfacer sus expectativas de aprendizaje. Esta magia del buen profesor no puede ser sustituida por alardes tecnológicos: resulta decididamente imprescindible.

Pero hay ciertamente una técnica de utilización del medio (del mismo modo que hay, si se acepta el ejemplo, una técnica de hacer cine que va más allá de seguir un guión). En su diálogo, el alumno es sensible no sólo a las ideas que intercambia con el ordenador y al lenguaje que se utiliza, sino también al cromatismo empleado, a la semiótica propia de la pantalla (símbolos, gestos, etc.), a la conjunción o sinergia de los media, al reto de aprendizaje que percibe… El alumno agradece en el ordenador un feedback bien formulado, alguna medida de stroking o refuerzo emocional, una cierta empatía y hasta algún punto de complicidad; en definitiva ha de producirse una inteligencia mutua entre alumno y ordenador. El alumno debe aprender de manera eficiente y debe sentirse satisfecho mientras lo hace. El método conseguirá fidelizar a muchos de nosotros, si estas condiciones se cumplen.

Aspectos gratificantes

Cuando el alumno se muestra satisfecho siguiendo un curso, cabe deducir que está aprendiendo de manera eficiente y que lo está haciendo a gusto. Si habláramos de formación presencial, imaginaríamos por ejemplo un profesor capaz de hacer estimulante cualquier tema, que se explicara con claridad, que sintonizara con nuestro intelecto, que se anticipara a nuestras dificultades, y que tuviera respuestas precisas y convincentes, todo ello en un clima de serenidad y concentración. Diríase que los conocimientos así adquiridos llevarían un refuerzo emocional que les procuraría solidez y estabilidad. Pues bien, la eficacia que este escenario sugiere es también imaginable en un diálogo hombre-máquina si está idóneamente diseñado y hay una buena puesta en escena.

En realidad, cuando se habla de satisfacción del alumno dentro de la formación continua, cabría distinguir entre satisfacción del alumno en tanto alumno, y satisfacción del alumno en tanto cliente (relacionada también con la organización y desarrollo del curso). En lo que se refiere al aprendizaje servido por ordenador, cabría alimentar especialmente la satisfacción “de alumno”: la satisfacción por el hecho mismo de ir sabiendo más, de manera progresiva. Hablamos de un aprendizaje autotélico, distinto de aquel otro aprendizaje exotélico de la universidad, en que quizá casi todos estudiábamos principalmente para aprobar.

Aspectos terapéuticos

Se dice que la formación continua viene a ser una especie de medicina preventiva – a veces correctiva- para las empresas. Pues, si sugeríamos anteriormente que hay muchas ocasiones en que este método puede resultar muy indicado, y hablábamos también de algunas contraindicaciones (entorno bullicioso, interrupciones, etc.), no debía sorprender que habláramos ahora de aspectos tales como la posología o los efectos secundarios. Desde luego, sólo una posología adecuada puede asegurar tanto la eficiencia como la satisfacción buscadas. Una hora de diálogo diario con el ordenador (mientras dura el curso) es lo recomendado en la mayoría de los casos. Aunque la posología depende de varias cosas, en este método de aprendizaje la sobredosis se alcanza antes que en la formación presencial.

Entre los efectos secundarios deseables aludiríamos a una cierta adicción a aprender por este sistema. Recordemos que la permanente actitud de aprendizaje es un valor cada vez más celebrado entre trabajadores y directivos, y que otro valor en alza es la familiaridad con la tecnología. Por el contrario, si la experiencia de aprendizaje no nos resulta satisfactoria, puede aparecer alguna prevención contra el método. Y olvidábamos las interacciones: si el aprendizaje con ordenador se combina con lecturas de efecto sinérgico y con seguimiento tutelar, la eficiencia puede multiplicarse sensiblemente. Desde luego, hemos de estar seguros de avanzar en la dirección deseada.

Conclusiones

Aprender utilizando el ordenador a modo de profesor particular, puede ser en muchas ocasiones la más apropiada forma de hacerlo. Nosotros podemos controlar el horario, el ritmo de avance, los temas e incluso el progreso (mediante autoevaluaciones). Se trata de un método válido para muy diferentes áreas de contenidos: idiomas, materias técnico-funcionales (marketing, finanzas, ofimática, etc.) y también habilidades intra e interpersonales (ahora de tan creciente importancia en nuestros perfiles profesionales). Pero la difusión de este método depende del éxito que se obtenga en la fidelización de los usuarios; en definitiva, de la calidad y eficacia de los cursos.

Hemos insistido aquí en que estos productos formativos online deben atender a la inexcusable eficiencia didáctica y a conseguir igualmente que los usuarios disfruten del método. Algo que exige una capacidad creativa multidisciplinar, en los creadores de estos materiales didácticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *