La importancia del Espacio

en

He tratado de buscarte, he tratado de hablarte, durante los últimos días, durante las últimas semanas, pero mi esfuerzo ha sido infructuoso, te he llamado de una forma desesperada, pretendiendo encontrar un corto espacio de tu restringido tiempo, en el que podamos hablar, solo un poco de lo que en este momento sucede con nuestras vidas, han pasado tantas cosas y otras tantas situaciones, y esos pequeños instantes ahora no tengo con quien compartirlos, me pregunto si lo que deseas es alejarte de mi, si en realidad no deseas saber más de mi, es una pregunta a la que espero respondas, pero a la que creo ya tener la respuesta.

Sabes bien que te he amado, te he adorado y te he entregado mi alma, mente, corazón, cuerpo, espíritu y afines…, lo sabes por que en mis palabras nunca has encontrado la mentira, y mis acciones no han reflejado lo contrario, sabes bien que mi alma ahora te pertenece, al igual que la última gota de sueños que conservaba alejada del temor, del odio y la maldad, sabes también lo que significas para mi, porque nunca he dejado de decirlo, y lo he hecho sin miedo, representas lo más amado, la razón de iluminar mis días, el porque de continuar, la brisa que transporta mis suspiros y mis suspiros en si, y en un instante en el que cerré mis ojos te has desvanecido en la bruma de la incertidumbre, no te veo, y me pregunto y te pregunto donde estas ?.

Donde estas cuando mis suspiros se extinguen, cuando el dolor en mi pecho se hace incansable y mis manos tiemblan al recordarte, donde estas ahora que mis palabras son cortas y mis pensamientos transforman el color a grises tormentas al atardecer.

Te quieres desvanecer de mis sentidos en pálidas oleadas de ausencia, te quieres alejar de mi vista para que no encuentre los sueños en tu sonrisa, te alejas, solo te alejas, han pasado los días y he descendido en la escala de tus sueños, cada día un escalón más, un escalón hacia el vacío, a un lugar donde donde las sombras reinan y las tentaciones confunden, me alejo de la verdad, me alejo de tu alma, tan solo me alejo, y ya no soporto los gritos y lamentos de mi ser arañando las paredes del porque.

Ahora que enloquezco ahora que voy, y me pierdo en sombras a la luz del sol, me sumerjo en ríos de tristeza que aran mi piel, en ríos de tortura que secan mi alma, y los demonios que invaden mi pensamiento se regocijan con tu ausencia, ahora que me pierdo, donde esta tu voz que me orienta, solo queda de ella el eco confundido del no saber donde estas, ahora que enloquezco, mi caminar hacia el crepúsculo de los días, acelera la duda y avanza sin control.

Y la duda, que me persigue, que me lleva al fondo del cráter del desconsuelo, y la duda, aquella que en medio de su mentira se ata en los cabos de la realidad, que no permite que mi barca avance tras las huellas de tu aroma y el mío, en el mar de nuestros cuerpos, en el todo de tu piel, y mi alma que continua arañando las paredes del recuerdo, me retoma de la mano y me transporta al instante de un te amo, al instante de una caricia, un beso y un te amo, un te amo… que en mi mente concreta la verdad, el echo y la promesa de nunca mentirnos.

Te extraño de una forma melancólica, mis ojos no soportan más el intentar recordar tu rostro, a través de la humedad y el vacío en mi interior, el dolor crece desmesuradamente, crece sin control alguno, como crece el tiempo de tu ausencia, te extraño, y el dolor aumenta, hecho de menos oír tu voz.

Has preferido compartir tus espacios con otros seres, alejada de mi presencia, ya no soy lo suficientemente importante como para que desgastes tu tiempo narrándome tus vivencias, tu tiempo ahora parece diametralmente opuesto al mío, y yo opuesto a tus deseos, y mi alma atormentada por los demonios que me persiguen en tu ausencia, ahora cuando siento un vacío tan profundo como la peor de mis depresiones, tal vez mis palabras ahora sangren, tal vez en medio de ellas ahora repose y no despierte, solo quiero respuestas, a las preguntas que ya conoces.

Te he suplicado que no me dejes marchar, te imploré que me retengas a la orilla, que me tomes de la mano y no permitas que muera la poca esperanza que aun pretende sobrevivir el el regazo de nuestras almas, te he suplicado una nueva oportunidad para no dejar morir lo que hemos construido, que para mi lo es todo, aunque pienso en este momento que ya no importan las respuestas, las acciones son suficientes para comprender, aunque una parte de mi se ha negado a aceptarlo, la realidad, nuestro tiempo, nuestro espacio, se han perdido, y yo, que no puedo amarte a gotas, sabes bien que soy un hombre de amores y de odios, y que cuando te digo te amo, no existe otra definición, y así con todo lo que soy, me entrego solo para amarte.

Pero hoy te has alejado y tomado otro rumbo y es así como en un momento,… como el momento en el que me dejas, ahora que te vas, cuando he visto y sentido el rechazo a mi presencia, ahora que no te importa, ahora que ya nada importa,… toma los granos de arena, colócalos frente a ti, póstrate ante ellos, y suplícales que te amen, abrázalos, y pídeles que nunca te dejen sola, de lo que soy, no importa, has sido tu la guardián de mi alma, pero puedes quedarte con ella, ya no la necesitare, “Donde estas ahora que me muero, donde ahora que me voy; duelen los pasos sin huellas; Adiós”,”Mírame de pie aunque herido”, son solo las frases de una canción, ahora solo trago penas y vomito sufrimiento y angustias, mi vida se regocijaba con tu existencia y mi ser se alimentaba de nuestros suspiros, ahora sobreviviré alimentándome del odio y el rencor, he regresado de nuevo al camino, de nuevo al devorar las almas.

Estoy perdido en el bosque del perder, y la oscuridad rodea mi mente, la claridad de tu rostro se pierde, se evapora ante el calor de mi vacío y el silencio, ante la penumbra tormenta de la tristeza, a caso solo es un sueño, y en medio de este atravieso ahora por una pesadilla ?.

La vida es un sueño, y la muerte el despertar, no por más veces que me levante de los golpes y las penas dejare de ser un perdedor, mi alma se sumerge el las profundidades de Hades y las lágrimas de destrucción penetran mi pecho, lo que toco ahora destruyo, y lo que fui ya no existe.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.